47 El primer hombre, es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es el Señor, del cielo