5 para que vuestra fe no esté fundada en sabiduría de hombres, sino en potencia de Dios