9 Porque nosotros, colaboradores somos de Dios; y vosotros labranza de Dios sois, edificio de Dios sois