1 Téngannos los hombres por ministros del Cristo, y dispensadores de los misterios de Dios