18 Mas algunos están envanecidos, como si nunca hubiera yo de ir a vosotros