20 Porque el Reino de Dios no consiste en palabras, sino en virtud