26 Ahora pues, SEÑOR, tú eres el Dios que has hablado de tu siervo este bien