30 Y algunos de los hijos de los sacerdotes hacían los ungüentos aromáticos