28 Y recubrió de oro los querubines