10 Y cuando los sacerdotes salieron del lugar santo, la nube llenó la Casa del SEÑOR