10 Y ella con amargura de alma oró al SEÑOR llorando abundantemente