3 Porque nuestra exhortación no fue de error, ni de inmundicia, ni por engaño