22 No impongas fácilmente las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos; consérvate en limpieza