10 Es la verdad del Cristo en mí, que esta gloria no me será sellada en las partes de Acaya