1 Bien que tolerareis un poco mi locura; pero toleradme
2 Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado a un marido, para presentaros como una virgen limpia al Cristo
3 Mas temo que como la serpiente engañó a Eva con su astucia, sean corrompidos así vuestros sentidos en alguna manera, y caigan de la simplicidad que es en el Cristo
4 Por lo cual si alguno que viniere predicare otro Cristo diferente al que hemos predicado, o recibiereis otro Espíritu del que habéis recibido, u otro Evangelio del que habéis aceptado, lo sufrierais bien
5 En verdad pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandiosos apóstoles
6 Porque aunque soy basto en la palabra, empero no en la ciencia; mas en todo somos ya del todo manifiestos a vosotros
7 ¿Por ventura pequé humillándome a mí mismo, para que vosotros fuerais ensalzados? Porque os he predicado el Evangelio de Dios gratuitamente
8 He sacado de las otras Iglesias, recibiendo salario para ministraros a vosotros
9 Y estando con vosotros y teniendo necesidad, a ninguno de vosotros fui carga; porque lo que me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia; y en todo me guardé de seros gravoso, y me guardaré
10 Es la verdad del Cristo en mí, que esta gloria no me será sellada en las partes de Acaya
11 ¿Por qué? ¿Porque no os amo? Dios lo sabe
12 Mas lo que hago, lo haré aún, para quitar la ocasión de aquellos que la desean para ser hallados semejantes a nosotros en lo que se glorían
13 Porque estos falsos apóstoles, son obreros fraudulentos, transfigurándose en apóstoles de Cristo
14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz
15 Así que, no es mucho si sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras
16 Otra vez digo: Que nadie me estime ser loco; de otra manera, recibidme como a loco, para que aun me gloríe yo un poquito
17 Lo que hablo, no lo hablo según el Señor, sino como en locura, con esta confianza de gloria
18 Puesto que muchos se glorían según la carne, también yo me gloriaré
19 Porque de buena gana toleráis los locos, siendo vosotros sabios
20 porque toleráis si alguno os pone en servidumbre, si alguno os devora, si alguno toma, si alguno se ensalza, si alguno os hiere en la cara
21 Lo digo en cuanto a la afrenta, como si nosotros hubiéramos sido flacos (en esta parte). Pero en lo que otro tuviere osadía (hablo con locura), también yo tengo osadía
22 ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son simiente de Abraham? También yo
23 ¿Son ministros de Cristo? (Como poco sabio hablo), yo más; en trabajos más abundante; en azotes más; en cárceles más; en muertes, muchas veces
24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno
25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; noche y día he estado en lo profundo (del mar)
26 en caminos, muchas veces; peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros con falsos hermanos
27 en trabajo y fatiga, en muchas vigilias, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez
28 y además de otras cosas, mi combate de cada día es la solicitud de todas las Iglesias
29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿Quién se tropieza, y yo no me quemo
30 Si es necesario gloriarse, me gloriaré yo de lo que es de mi flaqueza
31 El Dios y Padre del Señor nuestro, Jesús el Cristo, que es bendito por los siglos, sabe que no miento
32 En Damasco, el capitán de la gente del rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme
33 y fui descolgado del muro por una ventana, y escapé de sus manos