17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde hay aquel Espíritu del Señor, allí hay libertad