32 Y cuando llegó Eliseo a la casa, he aquí el niño que estaba tendido muerto sobre su cama