45 Los extraños temblaban ante mi mandamiento; apenas oían algo de mí me obedecían