2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra