2 No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos: el SEÑOR es su heredad, como él les ha dicho