3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo