13 Mejor es el niño pobre y sabio, que el rey viejo y loco que no puede ser avisado