20 Mas el SEÑOR endureció el corazón del Faraón, para no dejar ir a los hijos de Israel