8 No recibirás soborno; porque el soborno ciega a los que ven, y pervierte las palabras de los justos