12 Ahora pues, ve, que yo seré en tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar