8 Y apareció en los querubines la figura de una mano humana debajo de sus alas