20 Al Dios pues y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén