5 Porque nosotros por el Espíritu aguardamos la esperanza de la justicia por la fe