22 Y se acordó Dios de Raquel, y la oyó Dios, y abrió su matriz