14 Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra