1 Es pues la fe, la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven