15 Y volvió la voz hacia él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo ensucies