34 Entonces Pedro, abriendo su boca, dijo: En verdad hallo que Dios no hace acepción de personas