37 Mas aquel a quien Dios levantó, no vio corrupción