24 al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible ser detenido de ella