36 porque la multitud del pueblo venía detrás, gritando: Mátale