14 Y viendo al hombre que había sido sanado, que estaba con ellos, no podían decir nada en contra