59 Y apedrearon a Esteban, invocando él y diciendo: Señor Jesús, recibe mi espíritu