9 Y los patriarcas, movidos de envidia, vendieron a José para Egipto; mas Dios era con él