23 Porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás