4 Porque en mis ojos fuiste de gran estima, fuiste digno de honra, y yo te amé