22 No hay paz para los malos, dijo el SEÑOR