8 Como caballos bien alimentados fueron a la mañana, cada cual relinchaba a la mujer de su prójimo