8 He aquí, vosotros os confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan