20 Mis disputadores son mis amigos; mas a Dios destilarán mis ojos