8 me has arrugado; el testigo es mi delgadez, que se levanta contra mí para testificar en mi rostro