3 ¡Quién me diera el saber dónde hallar a Dios! Yo iría hasta su silla