24 Porque antes que mi pan, viene mi suspiro; y mis bramidos corren como aguas