11 Por tanto, velad mucho por vuestras almas, para que améis al SEÑOR vuestro Dios