52 y no solamente por aquella nación, mas también para que juntara en uno los hijos de Dios que estaban dispersos